¿Qué hay que saber antes de firmar una hipoteca?

Contratar una hipoteca puede crear mucha incertidumbre, si tratamos de la primera vivienda, aún más. La gestión y proceso no son conocidas de manera que la información es difícil de procesar. 

A través de este artículo queremos ayudarte a eliminar toda la saturación que esto puede crear. Hablaremos desde temas básicos a nociones más profesionales sobre la firma de la hipoteca. 

 

¿Qué es una hipoteca?

Es un préstamo concedido por una entidad de crédito. Este préstamo será equivalente al valor de la vivienda y deberá ser devuelto a largo plazo, junto a los intereses, a la entidad bancaria. 

Antes de contratar una hipoteca debes fijarte en varios aspectos a fin de conseguir una tranquilidad de compra eficiente. 

En la siguiente lista, te recomendamos los esenciales: 

  • Debes informarte y comparar varias ofertas del mercado. 
  • Analizar la Tasa Anual Equivalente, para saber el porcentaje de cuota de préstamo que te cobrarán.
  • Tener en cuenta los intereses, pero también las comisiones. 
  • Ser consciente de la capacidad para endeudarse, pensando en la hipoteca y los gastos diarios. Por ello es recomendable tener unos ahorros para gestionar cualquier emergencia económica. 
  • Revisar detenidamente el contrato de hipoteca antes de firmar. Evitar errores y malentendidos es esencial. 

 

¿Qué comporta una hipoteca?

En primer lugar podemos hablar de varios productos que van a estar ligados a la hipoteca contratada. 

Al hipotecarse con una entidad bancaria, esta va a querer asegurarse su préstamo. Esto puede determinar la imposición de varias condiciones como contrato de seguro de vida, hogar, la domiciliación de tu nómina… entre otras cláusulas requeridas por el banco. 

Es la manera de fidelizar al cliente con la entidad bancaria, creando vínculos y confianza. Además comporta una seguridad para esta para sacar un mayor rendimiento al acuerdo. 

Para la persona hipotecada esta unión permite una reducción en los intereses, dado que los diferentes productos contratados serán mayores y por tanto, un trato de negocio que beneficia a las dos partes. La banca tiene un nuevo cliente, y el cliente mejora sus intereses por dar fidelidad. 

 

El pago, diferentes desenlaces

Una vez contratada la hipoteca y posterior a varios meses, puedes encontrarte con una situación frágil en relación a la capacidad de pago. 

Si tienes conocimiento de tu situación, se recomienda hablar con tu entidad bancaria para poder renegociar diferentes condiciones de tu préstamo hipotecario. 

Puedes encontrarte en dos casos de impago: 

Corto plazo 

  • Se considera hasta dos, o tres, meses. 
  • La entidad bancaria se pondrá en contacto contigo para verificar el porqué de este impago. Preguntando si ha podido ser un error y si deseas abonar la cantidad a deber. Se añadirán intereses de demora. 
  • Puede ser una solución a tiempo antes de llegar a extremos monetarios, evitando morosidad y endeudamientos graves.

Largo plazo

  • Esta situación implica un periodo donde no se ha podido solventar la capacidad de pago. 
  • Anteriormente se habrá intentado renegociar, sin éxito. Llegados a este punto, la entidad bancaria procede a emprender acciones legales y te convertirás en persona morosa. 
  • Inicia un proceso duro que suele derivar a subasta y embargo de vivienda hipotecada. 
  • Si no se consigue el dinero suficiente para solventar la deuda, la entidad puede acceder al patrimonio deudor cumpliendo dicha deuda. 
  • El último extremo será recurrir a avalistas y bienes patrimoniales. 

 

Las hipotecas son una decisión importante que conlleva una reflexión y profesionalidad. En Assemp te aconsejamos tratar con la ayuda de un experto para obtener un buen acuerdo que pueda beneficiarte. 

 

Ventajas

Aquí te dejamos varias ventajas que pueden ayudarte a dar el paso. 

  • Obtener mejores condiciones y negocio de contrato 
  • Resolver infinitas dudas durante el proceso 
  • Valoración profesional de diferentes ofertas 
  • Evaluación a los productos vinculados a la hipoteca y adecuación a tu situación personal y monetaria 
  • Verificación de cláusulas que pueden ser abusivas o perjudiciales 
  • Agilidad en el proceso

 

Artículos de interés: Segunda oportunidad