Contratación a personas de más de 50 años. 

Durante varios años, las personas sin trabajo que superaban la edad determinada como joven no estaban a los ojos de las contrataciones. Hablaremos sobre la contratación de séniors. 

Sin embargo, recientemente, su experiencia, conocimientos, búsqueda de estabilidad laboral son características buscadas por las compañías de contratación. En cambio, la brecha digital y la resistencia a los cambios estructurales pueden poner inconvenientes que dejan en la duda a las personas con más de 50 años. 

Alguna duda que puede surgir están en el retraso de la jubilación, dado que los séniors serán más y con más edad. Entonces, ¿qué pasará con estas personas? 

Artículo de interés: Contratación de séniors y análisis del 2016

¿Qué dicen las fuentes de análisis?

Durante el primer trimestre de este 2022, el número de parados de más de 50 años subió un 5%. No todo es negativo, EPA ha señalado que la población activa en esta franja de edad ha aumentado un 1% durante el último año. 

Cabe remarcar que las empresas con más de 50 trabajadores son las más destacadas en la contratación de sénior.  

Las crisis financieras conllevan un aumento de dificultad para conseguir trabajo, aún así, ni las empresas ni los trabajadores debemos desistir. 

Un análisis sobre las acciones que toman las empresas para favorecer la empleabilidad a este colectivo de más de 50 años concluye en que la conciencia y el impulso de ciertas empresas está en auge pese a los números un tanto pesimistas. Un 51% de las empresas afirma haber contratado trabajadores o trabajadoras mayores de 50 años como últimas incorporaciones. 

Las empresas empiezan a desarrollar programas de diversidad, no únicamente en términos de género, otro hecho relevante para la mejora social, sino que también se plantean programas con riqueza social, donde los equipos posean diversidad y como consecuencia, ofrecer servicios y productos a un mercado más amplio. 

Artículo de interés: Igualdad Retributiva como herramienta de igualdad de género en el ámbito laboral.

 

Apostar por el talento senior, la diversidad y la igualdad de género aporta un valor añadido remarcable para la empresa. 

 

Características de los y las seniors: 

  • Conocimiento y experiencia 
  • Estabilidad laboral, reflexión
  • Resiliencia y adaptación a situaciones adversas, junto con una capacidad de mediación
  • Pueden aportar contactos profesionales a la empresa debido a su recorrido laboral previo. 

Evidentemente, estas conclusiones las podemos determinar de manera general, siempre puede haber perfiles contrarios, donde un joven puede aportar mucho más que un sénior. Al mismo tiempo, este hecho irá regido por las necesidades y búsquedas de la empresa.  

A fin de cuentas, cada contratación tiene sus características determinadas con los requisitos del empleado y la empresa. Lo más importante es llegar a un beneficio mutuo donde el bienestar personal y laboral pueda cumplir con las expectativas esperadas. 

 

En conclusión la edad no debe ser el foco de contratación, sino las competencias, motivaciones, actitudes y necesidades. 

Artículo alienado con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030.