Coronavirus: accidente de trabajo

Consideración excepcional por el coronavirus, como situación asimilada a accidente de trabajo de los periodos de aislamiento

Sobre el coronavirus. Real decreto ley 6/2020, de 10 de marzo, por el cual se adoptan determinadas medidas urgentes en el ámbito económico y para la protección de la salud pública.

Artículo quinto. Consideración excepcional como situación asimilada a accidente de trabajo de los periodos de aislamiento o contagio de las personas trabajadoras a consecuencia del virus COVID-19.

1. A fin de proteger la salud pública, se considerarán, con carácter excepcional, situación asimilada a accidente de trabajo, exclusivamente para la prestación económica de incapacidad temporal del sistema de Seguridad Social, aquellos periodos de aislamiento o contagio de las personas trabajadoras provocado por el virus COVID-19.

2. En ambos casos la duración de esta prestación excepcional vendrá determinada por el parte de baja por aislamiento y la correspondiente alta.

3. Podrá causar derecho a esta prestación la persona trabajadora por cuenta propia o ajeno que se encuentre en la fecha del hecho causante en situación de alta en cualquier de los regímenes de Seguridad Social.

4. La fecha del hecho causante será la fecha en la cual se acuerde el aislamiento o dolencia del trabajador

los trabajadores afectados recibirán desde el comienzo el 75% de la base reguladora, con cargo a la administración.

Hasta ahora, faltar al trabajo para estar en cuarentena por coronavirus se calificaba como contingencias comunes.

Con la situación anterior, el trabajador solo tenía derecho a recibir el 60% de la base reguladora desde el cuarto día de la baja hasta el 20.º día incluido y el 75% en los días posteriores. Hay empresas que completan la baja para garantizar la retribución habitual entera. También saldrán beneficiadas.

Así mismo, el Consejo de Ministros ha aprobado la moratoria de las cotizaciones a la Seguridad Social correspondientes a tres mensualidades consecutivas, para empresas y trabajadores por cuenta propia, en las zonas geográficas y sectores que se determinen según orden ministerial. Esto supone que, estas cotizaciones podrán ser abonadas, en el plazo de 1 año, a contar desde su devengo, sin recargos ni intereses de ningún tipo.